miércoles, 16 de enero de 2013

Impacto ambiental en el desierto de Ica como consecuencia del Rally Dakar 2013

Impacto ambiental en el desierto de Ica como consecuencia del Rally Dakar 2013

El pasado 5, 6 y 7 de Enero del presente año se realizaron las tres primeras etapas del Rally Dakar 2013 en el desierto de Ica-Perú. El punto de campamento del mencionado Rally estuvo ubicado por 3 días muy cerca de la zona de Pozo Santo (jurisdicción de Paracas a la altura del Km 253.5 de la carretera panamericana sur), lugar que también sirvió para dar acogida a los cientos de aficionados que deseaban observar la competencia automovilística.

Como era de esperarse la llegada de personas ajenas al desierto provocaría un fuerte impacto ambiental por la enorme cantidad de basura y desperdicios que dejarían, esto debido a la falta de cultura e ignorancia de la mayoría de la población quienes suelen pensar que el desierto es un lugar “donde no hay nada”, y por lo tanto allí tienen la libertad de dejar la basura por donde se les pegue la gana, dejando expresar claramente la incivilización que traen de las ciudades atentando despiadadamente contra la naturaleza y su propio territorio.


Según pronunciamiento del Ministerio de Ambiente (quienes facilitaron se diera está competencia en territorio peruano), aseguraron que el Rally Dakar no provocaría un impacto ambiental y que además garantizaban que iban a haber personas voluntarias que recogerían los desperdicios de las áreas más concurridas. Pero finalmente esto no fue así, y una vez más nuestras autoridades no sirvieron para nada, excepto para ser partícipes y confabular con la organización del Rally Dakar 2013 en este atentado ecológico y contra el medio ambiente en territorio peruano.

Luego de una inspección en las inmediaciones del campamento del Rally Dakar y a la vez la zona de mayor acogida de aficionados, se constató que la basura y desperdicios quedó regada por el desierto, dispersándose por los fuertes vientos que circulan en esa zona. Además también se encontraron desperdicios en diversos puntos del desierto (transitados libremente por decenas de aficionados en sus vehículos), incluido también dentro de zonas arqueológicas.

Queda la pregunta ¿Ahora quien se hace responsable de este atentado contra el medio ambiente en el desierto iqueño? ¿Serán capaces de dar la cara los mismos que autorizaron se dé la competencia Dakar 2013? Además, ¿Podrán los millones de $$$ que se llevó el gobierno reparar el daño al medio ambiente de nuestro sagrado territorio? Lamentablemente la respuesta es NO.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal