martes, 15 de enero de 2013

Consecuencias del Rally Dakar 2013 sobre los Geoglifos de Paracas

Consecuencias del Rally Dakar 2013 sobre los Geoglifos de Paracas


En la primera edición del Rally Dakar que se llevó a cabo en el Perú el pasado 2012 se hizo la advertencia al Ministerio de Cultura acerca del peligro que esta competencia representaba para con los Geoglifos de Paracas, ubicados cerca de Pozo Santo en Ica-Perú.

En aquella ocasión en que el Perú era punto de llegada del Rally (con menos cantidad de competidores y menor expectativa de los aficionados con relación al Dakar 2013), a través de este medio se hizo un llamado de atención a las autoridades y público en general acerca de las consecuencias encontradas en el desierto como consecuencia del Rally 2012: huellas de vehículos muy cerca de los Geoglifos de Paracas y daños ocasionados al ecosistema del desierto iqueño.

Además de lo anteriormente mencionado especialistas en Paleontología hicieron un llamado de atención urgente para con los restos fósiles de criaturas marinas de millones de años de antigüedad que también fueron violentados por el Rally Dakar en la zona del desierto de Ocucaje (al suroeste de Ica), así como también el respectivo impacto ambiental provocado por la competencia.

Ante el anuncio público con bombos y platillos de parte del gobierno peruano de que el Rally Dakar 2013 se volvería a desarrollar en el Perú (esta vez como punto de partida), se esperaba que las autoridades respectivas de Arqueología y Ambiente corrijan los errores del año 2012 y se tomen las medidas respectivas para que la competencia se desarrolle de la mejor manera, pero esto no fue así, pues nuevamente las autoridades peruanas desde Lima dieron el “pase libre” de manera automática a la competencia, sin considerar los reclamos de las autoridades regionales y de personas naturales por las consecuencias del Rally Dakar 2012 sobre territorio de Ica.

Como opinión personal, creo que un estudio técnico concienzudo sobre el desierto iqueño arrojaría que esta es una zona no apta para competencias del tipo Dakar, debido a la abundante cantidad de geoglifos, zonas arqueológicas y restos paleontológicos (muchos aún ni siquiera han sido descubiertos), por lo que las autoridades respectivas prefieren hacerse de la “vista gorda” y dar la autorización de manera automática, ya que según la filosofía del gobierno peruano es preferible se desarrolle el Rally Dakar (por los millones de $$$ de ingresos), aun a costa de la destrucción del patrimonio histórico y cultural y el atentado contra el medio ambiente.

En este Rally Dakar 2013, donde el Perú sería punto de partida (con mayor cantidad de competidores) y la creciente expectativa de los aficionados, ya se preveía que esta competencia traería mayores daños con relación 2012 y lamentablemente así fue: pues existe daños comprobados de huellas de vehículos que han pasado cerca y sobre los geoglifos ubicados en la zona de Paracas, daños a los fósiles paleontológicos de la zona de Ocucaje, asi como un fuerte impacto ambiental contra el desierto provocado por la basura y desechos dejados por la gente atraída por el Rally.


Ahora surgen las preguntas: ¿Quiénes se harán responsables de estos daños irreparables del patrimonio nacional? ¿Dónde están las medidas preventivas que dizque tomaron las autoridades del Ministerio de Cultura? ¿Cómo es que el Ministerio de Ambiente aseguró que el Rally no provocaría daños de ningún tipo al medio ambiente? ¿De qué forma se va a resarcir el daño arqueológico y ecológico? Para eso señores ni los millones de $$$ podrán repararlo, el daño ya está hecho y no hay manera de revertirlo, las arcas del estado aumentan pero a cambio de la indeferencia y estropeo de nuestra propia cultura y el menosprecio por el legado dejado por nuestros antepasados y por nuestra naturaleza.

El gobierno peruano presidido por el Sr. Ollanta Humala prefiere estar “ante los ojos del mundo” (mostrar un figuretismo nacional) dando acogida a este delincuencial Rally Dakar, aun a costa de que destruyan los tesoros dejados por nuestros ancestros y violenten nuestro sagrado territorio peruano, promoviendo además en la población la práctica de un “deporte” que se desarrolla en los desiertos, por lo que Ica resulta una plaza muy atractiva para los aficionados que a partir del último año han empezado a llegar en mayor cantidad transitando a sus anchas por todo el desierto sin saber de los daños que producen sobre zonas que deberían ser declaradas intangibles.

Es necesario que esta experiencia sirva para que las autoridades y público en general de una vez tomen conciencia en que debemos dar prioridad a lo nuestro, amar nuestra cultura, proteger nuestros legados históricos, conocer, estudiar e investigar los enigmas que poseemos antes de destruirlos, convertirnos en una potencia cultural antes que en un país que se vende por mostrarse ante el mundo por unas horas, asombrarnos de los tesoros y misterios históricos que tenemos antes de asombrarnos por maquinas destructoras de cuatro ruedas, conocer y admirar nuestras tierras en vez de alquilarlas para que sean estropeadas, haciendo siempre prevalecer nuestra identidad nacional.

2 comentarios:

A las 15 de enero de 2013, 20:44 , Blogger Dinorider d'Andoandor ha dicho...

sobre el geoglifo!!!
terrible!

 
A las 11 de octubre de 2013, 19:34 , Blogger Giorgio Piacenza ha dicho...

Absolutamente correcto. Deberían pasar lejos de cualquier geoglifo o que no pasen!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal